Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Motor · Tecnología · RSS
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
21 noviembre 2017. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
INICIO -- ECONOMÍA
ECONOMÍA

Tragedia griega, el desenlace

Algunos temen que Grecia sea la tumba de Maastricht; pero la economía no lo es todo.

 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
Tragedia griega, el desenlace

En el país heleno surgió la cosmovisión europea, nuestra forma de ver el mundo; la Ciencia, la Filosofía y los géneros literarios. Entre ellos, la Tragedia, querelata la lucha, tan heroica como infructuosa, contra las adversidades del destino.

El público griego durante las representaciones experimentaba la catarsis, purificación o redención, librándose de la tentación de caer en la hybris: el orgullo desmedido de creerse superior a los dioses.

La tragedia ha perdido el favor del público occidental después de 25 siglos. El subgénero que prevalece es la tragicomedia con desenlace feliz, happy end. En resumen, la reivindicación del hybris, en contraposición a la intención clásica.

La crisis griega en modo tragedia

Grecia  vivía una época de crecimiento que culminó en 2008 con un PIB per cápita de 21.600€. Pero los dioses, enfurecidos por la venalidad humana, enviaron al mundo la Crisis, una hidra insaciable que engullía a pequeños artesanos y comerciantes.

Los últimos gobernantes griegos de las dinastías Papandreu y Karamanlis, y los ministros Papademos, Pikramenos y Samaras, fueron incapaces de detenerla, pues la corrupción y deshonestidad fortalecían al monstruo.

Samaras buscó alianza con Merkel, de los industriosos pueblos del norte, y sus aliados occidentales, Hollande, Cameron, Rajoy... Merkel ayudaría a Samaras siempre que el objetivo prioritario fuera pagar la deuda contraída.

Pero esto no detuvo a la hidra; al contrario, cada vez se hacía más fuerte, deglutiendo la riqueza griega hasta llegar a un PIB per cápita en 2014 de 16.300€, una caída del 24,6% desde el comienzo del drama. ¡Y una deuda de 317.000 millones de euros!

Entonces surgió Tsiripas, quien inició una lucha desigual contra la hidra, ayudado por su fiel compañero Varufakis. Pero Merkel, ante la posibilidad de no recuperar la ayuda proporcionada, retiró su apoyo a Grecia con una frase lapidaria: ´Es la economía, estúpido´.

Tsiripas y su compañero se encuentran exhaustos, a punto de ser devorados por la hidra. El pueblo griego, aislado y arruinado, solo tiene una opción: acercarse al caudillo de los bárbaros del norte, Putin, y sus aliados orientales...

Happy end

Pero los finales trágicos no gustan al público moderno: la hidra no puede triunfar.

Tsiripas y Varufakis, con las fauces del monstruo a escasos centímetros de sus gargantas, desconocen el mensaje inquietante, de significado oscuro, que el gobernante del poderoso pueblo trasatlántico, Obama, ha transmitido a Merkel: ´Con lo que nos está costando Ucrania, ¿vamos a dejar Grecia en manos de Putin? Ni lo pienses. Es la geopolítica, estúpida

Y cuando la Crisis se dispone a degustar la cabeza de Tsiripas, un ruido ensordecedor la detiene. Al volverse, un terror similar al que provocaba en sus víctimas se apodera de ella, y huye horrorizada. Un inmenso ejército con la divisa del euro consigue salvar a los protagonistas en el último momento.

Tsiripas abraza a Merkel mientras el sol asoma por el horizonte: Syriza da su brazo a torcer y acepta el grueso de la última propuesta. Fundido a negro. The End.

El éxito está asegurado. Los productores preparan la segunda entrega.


IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter
ÚLTIMA HORA+ TITULARES
LO MÁS VISTO+ TITULARES
1. El gurú independentista Sala i Martin sale trasquilado por un tuit miserable de París
2. Un video de "Le Monde" da idea de la angustia de Griezmann por su hermana
3. El gorro del director de La Sexta causa furor en una noche de infarto televisivo
4. El abandono de menores de Cayetano Rivera le amarga la luna de miel
5. Los Contreras hacen caja a costa de deslucir la boda de Cayetano Rivera
6. Tres españoles más en la lista de fallecidos de los atentados de París
7. Piqué mete en un aprieto a la grada del Rico Pérez y obra el milagro
8. Pérez-Reverte pone el dedo en la llaga de la cobardía europea
9. España también paga el zarpazo terrorista en París con una víctima
10. La polémica revolotea en torno al ansiado testamento de Lina Morgan
PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore