Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
21 enero 2018. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
       Chismógrafo       Ocio       Viajes       Salud       Libros       Estilo       Tecnología       Gastronomía Ir a la portada de El Semanal Digital
  Buscar   Suscríbete a la Newsletter del Chismógrafo
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Google+
INICIO -- LIBROS
GOLPE A LA CORRECCIÓN POLÍTICA

De Prada, Castellani y cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI

Han pasado casi treinta años desde el fallecimiento de uno de los grandes escritores argentinos de todos los tiempos, pero al fin se publica en España: es el Chesterton de nuestra lengua.

 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
UN LUJO EN FONDO Y FORMA
Leonardo Castellani. <i>Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI.</i> Prólogo, selección y notas de Juan Manuel de Prada. LibrosLibres. Madrid, 2008. 334 pp. 18 €
Leonardo Castellani. Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI. Prólogo, selección y notas de Juan Manuel de Prada. LibrosLibres. Madrid, 2008. 334 pp. 18 €
ARTÍCULOS RELACIONADOS
 Cariñoso tirón de orejas de Pepe Sancho a Imanol Arias y los actores "progres"

 Richard Vaughan explica por qué fracasamos tanto al estudiar inglés

 Junior confiesa con pelos y señales cómo le fue infiel a Rocío Durcal

 Maragall descubre el juego sucio de ZP y Montilla en un testimonio demoledor

"El Chesterton de la lengua española": bajo este lema ha entrado en nuestro país un autor que no debería necesitar presentación ni analogías. Pero la realidad es la que es, tan inexplicable como que Leonardo Castellani (1899-1981) aún no estuviera publicado en España. Habían llegado hasta nosotros, a cuentagotas, las ediciones argentinas: insuficientes para hacer salir al autor de los círculos de iniciados, pero suficientes para crear en torno a su obra círculos de auténticos devotos.

Por fortuna uno de ellos es Juan Manuel de Prada, quien le cita con profusión en sus artículos de ABC. Y ahora llega Cómo sobrevivir intelectualmente al siglo XXI, una selección de artículos de Castellani preparada por De Prada junto a un interesante aparato de notas y un sugerente prólogo.

"¡Señor, me rindo!"

Lo primero es presentar a Castellani, jesuita argentino de extraordinaria inteligencia que fue preparado por todos sus maestros para importantes empeños académicos. Filósofo y teólogo por la Gregoriana de Roma y psicólogo por la Sorbona de París, políglota, dominador hasta el detalle de la exégesis bíblica y de la Summa Theologica de Santo Tomás de Aquino, lo tenía todo para el "triunfo" en términos eclesiásticos... salvo que para él la Iglesia era más importante que ese triunfo. Su implacable denuncia del fariseísmo, su implicación en las batallas políticas del nacionalismo argentino y –todo hay que decirlo- su carácter atrabiliario, difícil y poco dado a las soluciones consensuadas y a la obediencia religiosa, determinaron un largo conflicto con la Compañía de Jesús, hasta su expulsión y la suspensión de funciones eclesiásticas: durante años no pudo decir misa en público.

Quedó tan marginado que en ocasiones trabajó como camionero u otros oficios manuales, y hubo días en que no le llegaba casi ni para comer. Sólo conservaba su Fe, un perpetuo afán por polemizar en defensa de la doctrina católica, y el bálsamo para cualquier escritor: miles de libros a su alrededor, y su pluma, enriquecida por la experiencia del dolor que suponía, para un hombre de intrínseca vocación sacerdotal, verse así relegado. No recuperó el ministerio hasta 1966, pero recibió, como premio a su fidelidad al sacerdocio incluso en las peores dificultades, el don de morir nada más terminar de decir misa. Al separarse del altar, ayudado por dos personas (tenía 82 años y dificultades para andar), se sintió mal, miró al cielo y antes de derrumbarse proclamó, sabiendo que llegaba su momento: "¡Señor, me rindo!". Digno final para un hombre que, como se ha dicho, vivió peleado con todos, salvo con Dios.

El Chesterton de la lengua española

Ésa fue, en rasgos sumarios, la vida de Leonardo Castellani, tan apasionante y agitada que su biografía, escrita en Argentina por Sebastián Randle y que en 903 páginas sólo abarca hasta 1949 (es de suponer que no tarde en aparecer la segunda parte), fue un auténtico hit. Nos queda ahora examinarle como autor.

Se le ha calificado como "el Chesterton de la lengua española", y De Prada le considera el mejor escritor católico en nuestro idioma de todo el siglo XX. Nadie que se acerque por primera vez a Castellani considerará hiperbólicas ambas afirmaciones.

Sobre todo por una razón: porque al empeño apologético (que nuestro autor comparte con decenas de grandes polemistas de la Iglesia, clérigos o laicos), Castellani une el genio literario que derrochó también en novelas y cuentos de valor, como sus célebres Camperas, joya de la narrativa corta argentina. De ahí que enganche, de ahí que entusiasme, de ahí que, como pasa con Gilbert K., no se conozcan descontentos tras leerle, ni siquiera entre quienes rechazan su visión de las cosas. Escribe con genio y donosura, y cuando critica es incisivo y caritativo a la vez, a pesar de que su humor es socarrón y corrosivo, menos sutil que el de Chesterton.

Además, como el inglés, el argentino era capaz de tocar con la misma profundidad todos los temas, desde la exégesis del Apocalipsis (su principal aportación teológica) a la refriega desde la prensa diaria contra un ministro o un director general por cosas que nos son familiares en la España de José Luis Rodríguez Zapatero, como quitar crucifijos de las escuelas.
 
La selección de De Prada incluye artículos políticos, y arranca por ejemplo con un ensayo magistral sobre el liberalismo rousseauniano (Castellani, convencido anti-estatista, censura la antropología del buen salvaje, que desemboca en el totalitarismo); juicios sobre temas españoles, y ahí está su extraordinario y sugerente "Sobre tres modos católicos de ver la guerra española", escrito en 1937, con la contienda civil en su punto clave; crítica literaria, y son para no perderse sus opiniones sobre José Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez, James Joyce o Jean-Paul Sartre (a estos dos últimos los destroza), con bonitos elogios a Hilaire Belloc, León Bloy o el humorista P.G. Wodehouse; asuntos de ortodoxia y heterodoxia católicas, como sus distinciones entre la moral y la moralina, o la ridiculización de la teología de su compañero de orden Pierre Teilhard de Chardin, hoy desacreditado pero que en 1968 era el no-va-más de lo chic progre; y temas varios como los educativos (fue un visionario sobre los problemas que hoy nos ha traído la ideología de la Logse, por ejemplo) o los sociales (con una crítica –citemos por caso- a la continua conmemoración del Día de Esto y el Día de Aquello, que hoy la logomaquia de la ONU ha dejado pequeña respecto a su tiempo).

Leer a Castellani es un descubrimiento. De una obra y de un autor. Va a dar mucho que hablar ahora que, un cuarto de siglo después de su muerte, se le hace justicia en España con esta primera publicación.

IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

ÚLTIMA HORA

Titulares

Ocio

Viajes

Gastronomía

Salud

Libros

PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore