Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
18 noviembre 2017. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
       Chismógrafo       Ocio       Viajes       Salud       Libros       Estilo       Tecnología       Gastronomía Ir a la portada de El Semanal Digital
  Buscar   Suscríbete a la Newsletter del Chismógrafo
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Google+
INICIO -- GASTRONOMÍA
EL POSTRE MÁS TRADICIONAL

La auténtica receta de buñuelos de viento: no se deje engañar

Son junto a los huesitos de santo uno de los dulces más típicos del Día de Todos los Santos. Se llaman así por la ligereza de su masa y por las burbujas que tienen dentro para rellenar.

 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
La auténtica receta de buñuelos de viento: no se deje engañar - CHISMÓGRAFO
Ingredientes:

75 gramos de harina
2 huevos L
50 gramos de mantequilla
200 ml de aceite de oliva
125 ml de leche entero (medio vaso aproximadamente)
100 gramos de azúcar
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de anís machacado (o un chorrito de licor de anís)
1 pizca de sal


Elaboración:

En una cacerola ponemos a hervir la leche, la mantequilla, una cucharada de azúcar y la sal. Cuando rompa a hervir, se añade la harina, removiendo constantemente con unas varillas hasta que se integre todo bien a fuego lento. Se pasa la mezcla a un bol para atemperar, mientras se sigue removiendo con las varillas para sacar el calor. Una vez tibia, se echan los huevos y el anís machacado y se mezcla hasta que se integre bien.

Es el momento de hacer bolitas del tamaño del buñuelo que queremos con una cuchara y con las manos para ir echándolas una a una a una cazuela con abundante aceite caliente. Una vez dorados, se reservan en un plato para después rebozarlos por una mezcla de azúcar y canela (o azúcar glas).

Si queremos rellenarlos, basta con rellenar una manga pastelera con boquilla fina con el relleno que escojamos y pinchemos uno de los lados de nuestros buñuelos para rellenar.


IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

ÚLTIMA HORA

Titulares

Ocio

Viajes

Gastronomía

Salud

Libros

PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore