Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
Ir a la portada       España       Mundo       Economía       Motor       Medios       Deportes separador     Blogs       Reportajes separador Ir a Chismógrafo
   Galería de fotos · Hemeroteca · RSS · El tiempo · Traductor
  Buscar  
Síguenos Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
18 julio 2018. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
INICIO -- ESPAÑA
LOS ESPAÑOLES TIENEN MEMORIA

Los trece cantos de sirena con los que ZP engatusó a los votantes

Dos años han pasado desde que, en la campaña del 9-M, el PSOE empapeló las ciudades con sus "Motivos para creer". El tiempo da y quita razones, y sus motivos se han quedado en papel mojado.

 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
El eslogan "Por el pleno empleo" es, sin duda, el que más ha perseguido a Zapatero en estos dos años.
El eslogan "Por el pleno empleo" es, sin duda, el que más ha perseguido a Zapatero en estos dos años.
Dos años dan para mucho. Dos años han pasado desde que, en febrero de 2008, en plena campaña de las elecciones generales, el PSOE empapeló las ciudades españolas con sus Motivos para creer. Ése fue su eslogan principal para el 9-M, del que prendían 13 motivos para creer en José Luis Rodríguez Zapatero, impresos en 3.500 vallas publicitarias, 8.000 carteles para cabinas, otros 3.000 para marquesinas y banderolas en 20.000 farolas. Hace mucho que esos carteles desaparecieron de las calles, pero están ahí, en las hemerotecas y en la memoria de los electores. El tiempo da y quita razones, y dos años después de aquella ambiciosa campaña de marketing, a punto de llegar al ecuador de la legislatura, aquellos eslóganes han quedado en papel mojado.

Por el pleno empleo es, sin duda, el que más persigue a Zapatero. Los últimos datos de la EPA arrojan un balance desolador: 1.118.600 parados más en 2009, lo que eleva la cifra al máximo histórico de 4.326.500 desempleados, con una tasa del 18,83%. El Gobierno ha reconocido que puede alcanzar el 20% en este 2010, que ha arrancado con otros 124.890 parados en enero. El paro juvenil supera el 40% y ya hay más de 1,22 millones de hogares españoles con todos sus miembros desempleados.

La octava potencia económica, los primeros en derechos sociales. A día de hoy, y según un reciente informe del Fondo Monetario Internacional, España será la única gran economía que no salga de la recesión en 2010, pese a que Zapatero pronosticó en diciembre de 2009 que éste sería el año de la "recuperación". El Banco de España publicó el viernes, en su último boletín económico, que la economía española registró una caída del 3,6% en el cómputo del año pasado. ¿Y los primeros en derechos? No en el derecho al trabajo, desde luego.

Porque lo estamos consiguiendo. Consiguiendo que España se convierta, como apuntan los analistas, en el "enfermo" de la Unión Europea, al preocupante nivel de Grecia, como reconocía hace unos días -y para enfado de Elena Salgado- el comisario Joaquín Almunia. Consiguiendo que España sea vista en Europa como un grave peligro para la eurozona y que los inversores extranjeros huyan despavoridos, como quedó reflejado en el batacazo sufrido por la Bolsa el pasado jueves, el mayor desde 2008. 

Comprometidos con la igualdad. No es eso lo que se plasma en el nuevo modelo de financiación autonómica aprobado el pasado verano y cocinado primero con Cataluña y, después, con el resto. Para malestar, sobre todo, de las comunidades del PP, pero no sólo. Mientras que, por otra parte, los ayuntamientos, asfixiados, exigen al Ejecutivo el nuevo modelo de financiación local prometido. Tampoco es igualdad mirar para otro lado ante la discriminación denunciada por los castellanohablantes y los atropellos cometidos contra la lengua oficial en dos comunidades gobernadas por el PSOE: Cataluña y Baleares. Ni lo es que las regiones se peleen por el agua.

Vivimos juntos, decidimos juntos. Como lo hizo la legislatura pasada con la Ley de la Memoria Histórica, Zapatero ha logrado en ésta dividir a la sociedad con la controvertida Ley del Aborto, la de la Libertad Religiosa que está en ciernes, la venta sin receta de la píldora del día después o la ubicación de un almacén temporal centralizado de la energía nuclear. Y desde luego los españoles no han decidido juntos, como decía el eslogan socialista, acerca de los referendos por la autodeterminación celebrados en multitud de municipios catalanes.

Somos más. Sin duda son cada vez más los españoles que ven el paro como su primera preocupación: el 82,7% -nuevo récord- según el CIS publicado el jueves. Y son cada vez más los que tienen que recurrir a las prestaciones por desempleo. Y, cada vez más -como reflejan las sucesivas encuestas-, los que suspenden la gestión de Zapatero. Y también cada vez más los socialistas que temen que los españoles les pasen factura en las elecciones autonómicas y municipales de 2011, y los que se cuestionan si es oportuno o no que su líder repita en 2012.   

No es lo mismo. En efecto, no es lo mismo comprometerse a no subir los impuestos para acabar subiéndolos a los pocos meses; ni prometer -Celestino Corbacho lo hizo varias veces en 2009- que "de ninguna manera" se retrasaría la edad de jubilación para finalmente hacerlo; ni empeñarse en seguir hablando de misión de paz en Afganistán cuando los demás aliados han reconocido abiertamente que se trata de una guerra, que por otra parte se ha cobrado ya la vida de 92 españoles; ni el "papeles para todos" de la pasada legislatura al cerrojazo de ésta. Ni tampoco es lo mismo ejercer de presidente que de secretario general del PSOE, a pesar de que Zapatero recurriera al avión militar para desplazarse a los mítines de la campaña de las europeas; ni tener una deducción de 400 euros en el IRPF a no tenerla. 

Podemos llegar tan lejos como queramos. Qué lejos queda aquel septiembre de 2007 en el que el presidente se jactaba de haber situado a España "en la Champions League de las economías del mundo". O cuando justo un año después, en una reunión con empresarios estadounidenses en Nueva York, Zapatero presumía de haber superado la renta per cápita media de la Unión Europea y la de Italia, y se marcaba otro objetivo: "Superar a Francia en tres o cuatro años".

Soñar con los pies en la tierra. Soñaban los socialistas con amarrar la Xunta de Galicia y el pasado 1 de marzo la mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo les devolvió los pies a la tierra, y lo mismo les pasó en las elecciones europeas de junio. Ahora sueñan con quedarse cuatro años más a los mandos del Gobierno catalán, pero las encuestas no pintan muy bien para el tripartito de José Montilla. Como tampoco los pronósticos para 2011 en algunos de sus tradicionales feudos, como Castilla-La Mancha y Aragón.

Por todo lo logrado. Aparte de meter el miedo en el cuerpo de los socios europeos, Zapatero ha logrado convertirse en el primer presidente de turno de la UE que organiza una cumbre bilateral con Estados Unidos y su presidente le planta (algo que jamás hicieron George Bush padre, ni Bill Clinton, ni tampoco George W. Bush). Ha conseguido también que se ponga en tela de juicio el compromiso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la lucha contra ETA a cuenta del Caso Faisán. Entre sus méritos también figuran la primera visita oficial de un ministro español a Gibraltar; y que muchos españoles le vean como un rehén de los sindicatos, de Cándido Méndez especialmente.   

Porque no todo está hecho. En efecto, ni se ha empezado a crear empleo (y se prevé que pasen muchos meses hasta que comience a hacerse), ni se ha devuelto la confianza en España de los mercados internacionales, ni el crédito llega a las familias, pymes y autónomos, pese a las ayudas del Gobierno a los bancos. Ahora que avanzamos, por qué retroceder, rezaba el penúltimo de los eslóganes. Pero lo malo es que en el horizonte, y dados los negros nubarrones, se atisba poco más que la demoledora cifra de cinco millones de parados. En resumen, y como decía el último lema de la campaña socialista de 2008, Por todo lo que merece la pena

IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter
ÚLTIMA HORA+ TITULARES
LO MÁS VISTO+ TITULARES
1. El gurú independentista Sala i Martin sale trasquilado por un tuit miserable de París
2. Un video de "Le Monde" da idea de la angustia de Griezmann por su hermana
3. El gorro del director de La Sexta causa furor en una noche de infarto televisivo
4. El abandono de menores de Cayetano Rivera le amarga la luna de miel
5. Los Contreras hacen caja a costa de deslucir la boda de Cayetano Rivera
6. Tres españoles más en la lista de fallecidos de los atentados de París
7. Piqué mete en un aprieto a la grada del Rico Pérez y obra el milagro
8. Pérez-Reverte pone el dedo en la llaga de la cobardía europea
9. España también paga el zarpazo terrorista en París con una víctima
10. La polémica revolotea en torno al ansiado testamento de Lina Morgan
PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore