Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
25 junio 2017. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
       Chismógrafo       Ocio       Viajes       Salud       Libros       Estilo       Tecnología       Gastronomía Ir a la portada de El Semanal Digital
  Buscar   Suscríbete a la Newsletter del Chismógrafo
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Google+
INICIO -- LIBROS
EL ESTADO, MEJOR QUIETO

Un texto clásico ilumina la polémica "nasty" de José María Lassalle

En pleno amago de controversia ideológica en el PP acaba de editarse en español "Economía en una lección" de Henry Hazlitt, un eficaz y divulgativo argumentario en defensa del libre mercado.

 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
UN CLÁSICO
Henry Hazlitt. <i>Economía en una lección.</i> Traducción de Mario Lamberti. Ciudadela. Madrid, 2008. 253 pp. 16 €
Henry Hazlitt. Economía en una lección. Traducción de Mario Lamberti. Ciudadela. Madrid, 2008. 253 pp. 16 €
La primera edición de esta obra de Henry Hazlitt data de 1946, cuando estaban en aplicación las medidas intervencionistas de Franklin Delano Roosevelt para combatir la Gran Depresión, aún Estados Unidos vivía bajo una economía de guerra, y nacían las ayudas norteamericanas a la reconstrucción de Europa. El autor haría dos actualizaciones posteriores: en 1961, poco antes de la nueva oleada estatista de Lyndon B. Johnson, y en 1978, con Jimmy Carter en la Casa Blanca. Hazlitt murió en 1993 con 99 años de edad, pero ya no la retocó: la era de los reaganomics dio la razón a su argumentario en pro del libre mercado y de la contención estatal.

El gran valor de Economía en una lección no es la aportación teórica en sí misma, pues las fuentes doctrinales principales las declara el mismo autor en su prólogo: Frédéric Bastiat (1801-1850), Philip Wicksteed (1844-1927) y Ludwig von Mises (1881-1973). Esto es, dos economistas precursores del llamado liberalismo austriaco, y su máximo exponente, el autor de La acción humana (1949). Hazlitt, periodista en The New York Times, The Wall Street Journal y Newsweek, aporta una notable capacidad de divulgación: expone con sencillez cómo funciona la economía real cuando se la deja en libertad, y cómo la estropean las intervenciones injustificadas del Estado.

Conviene subrayar lo de injustificadas. Pues Hazlitt considera que los servicios públicos y las misiones específicas del Estado, ya sean la justicia, la defensa nacional o las relaciones exteriores, "realizan una labor tan necesaria a la comunidad como lo pueda ser la de los miembros más destacados de la industria privada". Ahora bien, en un texto crítico con las ideas de John Maynard Keynes, Hazlitt busca demostrar que la intervención estatal agrava a largo plazo los males que intenta resolver –e incluso resuelve- a corto: en particular, la creación de empleo y el incremento de la renta disponible.

O, dicho de otra forma: el intervencionismo –subvenciones, protección arancelaria, exceso de carga fiscal, obra pública improductiva, salario mínimo, etc.- sólo atiende las necesidades perentorias de un grupo, pero descuida y perjudica las del conjunto de la sociedad, y por tanto a la larga acaba también dañando a los primitivos beneficiarios. Todo el hilo de su argumentación, capítulo a capítulo donde desmonta para cada ámbito de la vida económica las teorías socialdemócratas, socializantes, keynesianas, o como queramos denominarlas, se reduce a eso: mirar más allá de lo inmediato utilizando la deducción y el sentido común.

Por ejemplo, encontramos explicaciones brillantes de por qué el salario mínimo produce paro y las políticas de distribución perjudican la producción, o una llamativa defensa de las importaciones: "La razón básica por la que un país necesita exportar es porque de este modo puede pagar sus importaciones", justo a la inversa de la idea más extendida. Para Hazlitt, deudor de Adam Smith, el objetivo fundamental de un país debe ser que sus habitantes puedan adquirir la mayor cantidad de productos posibles al precio más bajo posible, vengan de donde vengan.

La publicación de esta obra por Ciudadela, además de interesante en sí por su valor, es particularmente oportuna por el amago de debate abierto en el PP entre liberales y socialdemócratas. Adquirió su punto álgido con el artículo "Liberalismo antipático" (nasty liberalism) de José María Lassalle, uno de los principales doctrinarios de Mariano Rajoy, en El País. Más que una defensa del liberalismo (una ideología), el libro de Hazlitt es una defensa del mercado (una realidad), pero en cualquier caso plantea con absoluta actualidad (y sin apenas referencias a la circunstancia concreta de Estados Unidos, por lo cual resulta aplicable a otros entornos) la controversia en torno a la acción correctora del Estado sobre los agentes económicos. Si esa acción es nasty o no es nasty puede juzgarlo mucho mejor el lector tras devorar –porque atrapan- estas páginas.

IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter

Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

ÚLTIMA HORA

Titulares

Ocio

Viajes

Gastronomía

Salud

Libros

PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore