Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El Semanal Digital
23 mayo 2017. Actualizado 00:01 Director: Antonio M. Beaumont
       Chismógrafo       Ocio       Viajes       Salud       Libros       Estilo       Tecnología       Gastronomía Ir a la portada de El Semanal Digital
  Buscar   Suscríbete a la Newsletter del Chismógrafo
Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Google+
INICIO -- OCIO
EXPERIENCIA DE UNA EMPRESA

¿Dejaría de fumar si le pagan 600 euros a cambio?

Las personas que reciben una recompensa monetaria por abandonar su adicción tienen tres veces más posibilidades de conseguirlo que aquellas que no reciben este estímulo.

 
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto Compartir: Acceder al RSS Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé Enviar a Digg Enviar a MySpace
COSTE EFECTIVO
Por cada trabajador que deja de fumar, la empresa se ahorra 3.400 dólares en productividad, reducción del absentismo y bajas por enfermedad.
Por cada trabajador que deja de fumar, la empresa se ahorra 3.400 dólares en productividad, reducción del absentismo y bajas por enfermedad.

La salud no es el mejor incentivo para abandonar la adicción al tabaco. Así lo han demostrado los 878 empleados de la multinacional General Electric, que se han sometido a una singular prueba para dejar de fumar.

 

La voluntad de la mitad de los participantes para lograr este objetivo se reforzó notablemente cuando hubo una recompensa económica por medio. En concreto, la tasa de éxito fue tres veces superior en el caso de los trabajadores "motivados", que los que no recibieron nada a cambio. El 15% de los participantes del estudio se mantuvo "limpio" seis meses después de iniciado este programa, por sólo el 5% de los que no tuvieron recompensa.

 

El incentivo propuesto fue de 750 dólares que se dosificó de la siguiente forma: 100 dólares era el premio recibido cuando se completaba el programa de deshabituación, otros 250 se ganaban durante los seis meses siguientes y se tenía derecho a los últimos 400 dólares cuando se demostraba que los análisis de saliva y orina confirmaban que no se había encendido un cigarro en medio año.

 

Al parecer este tipo de incentivos son rentables, porque la compañía planea extender esta fórmula a todos sus trabajadores en Estados Unidos para 2010. No es filantropía, sino que el Centro para el Control y Prevención de la Enfermedad de Estados Unidos calcula que, por cada trabajador que deja de fumar, la empresa se ahorra 3.400 dólares en productividad, reducción del absentismo y de las bajas por enfermedad.

 

La multinacional, que emplea a más de 152.000 personas en Estados Unidos, gasta cerca de 50 millones de dólares cada año en atención sanitaria para sus empleados fumadores, cifra que no incluye los costes indirectos, como el descenso de la productividad.

 

Los resultados del estudio, promovido por el centro de salud estadounidense y apoyado por las autoridades estatales de Pennsylvania, se publican en el New England Journal of Medicine y ofrecen una nueva perspectiva a la hora de abordar la deshabituación tabáquica que tantas campañas y recursos públicos consumen.

 

San Valentín sin humo

 

Otro gancho poderoso para dejar de fumar es el que la multinacional Pfizer ha recordado este jueves de cara a San Valentín. Como se sabe, fumar es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, que provoca cáncer, envejecimiento de la piel y muchas otras patologías derivadas, pero es que, además, esta adicción aumenta las probabilidades de sufrir disfunciones sexuales en el hombre y en la mujer. De hecho, sólo hacen falta 20 cigarrillos diarios para incrementar, por ejemplo, hasta un 60% el riesgo de padecer impotencia sexual. En las mujeres el tabaquismo reduce la excitabilidad, dificulta la lubricación vaginal y retarda el orgasmo, aseguran los expertos.


IR ARRIBA
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter



Redes SocialesSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

ÚLTIMA HORA

Titulares

Ocio

Viajes

Gastronomía

Salud

Libros

PUBLICIDAD

Publicidad / Contactar / Quiénes somos / Estadísticas
Copyright © El Semanal Digital, S.L. ® El Semanal Digital es una marca registrada. Derechos reservados. España. 2006
Oficina central: C/ Sopelana 11, Oficina 201, 28023, Madrid. Teléfono: 91 4585773 - Fax.: 91 3077652
Política de información / Política de privacidad / Aviso legal /  RSS
  Auditado por Comscore